miércoles, 9 de octubre de 2013

Eternizando instantes.

 

El amor llega de improviso,
sin buscarlo, de repente...
sin hacer nada.
El amor llega espantando demonios
que tan fácil se instalan entre ausencias
o preguntas que jamás tuvieron respuesta.
Llega dándolo todo,
iluminando certezas
que caminaban perdidas entre tinieblas.
Llega para disipar la duda,
levantar cabezas
e intercambiar locuras,
llega para decirnos;

"Despierta"

Despierta... despierta.
Qué pasó que de repente duermo
que busco más allá de la noche
una mañana clara.
Qué pasó con las mil palabras
o las líneas de nuestro destino
que jugaban en el cielo
a vivir por siempre entrelazadas.
Despierta... vuelve de nuevo el por siempre,
ese al que la esperanza sirve
cuando regreso a la batalla.
Y me agarro a ella,
me agarro fuerte
intentando clavar recuerdos
en el fondo de mi alma.
Y es que hoy no he despertado,
sigo soñando con aquellas
nuestras mañanas claras,
sigo recordando los días
en los que el amor llegó de improviso,
sigo esperando volver a despertarme a ti abrazada.

Despierta... despierta...
búscame en mi sueño
y sácame de los recuerdos.

Despierta... despierta.

martes, 10 de septiembre de 2013

Caigo...

 
 
Caigo en tus brazos entre azucaradas caricias,
guardaespaldas perfectas de tus suaves besos,
fantasías ardientes y dulces palabras de amor.

Caigo rendida ante tu apasionado deseo,
antesala del todo es perfecto,
del "cariño te quiero",
del "dámelo todo",
que ya somos uno
en el hermoso juego de hacer el amor.